Lost Horizon

Lost Horizon

Una aventura con sabor a Indy

El argumento de muchas aventuras gráficas tiene casi siempre tres ingredientes: artefactos misteriosos, conspiraciones y lugares exóticos. Si este plato se aliña con muchos nazis, un clon de Indiana Jones y viajes en abundancia, el resultado, aun sin ser original, será del agrado de muchos. Ver descripción completa

PROS

  • Fondos de altísima calidad
  • Diálogos bien interpretados
  • Historia apasionante
  • Requisitos bajos

CONTRAS

  • Trama poco original
  • Voces sólo en inglés
  • Sólo para nostálgicos

Muy bueno
8

El argumento de muchas aventuras gráficas tiene casi siempre tres ingredientes: artefactos misteriosos, conspiraciones y lugares exóticos. Si este plato se aliña con muchos nazis, un clon de Indiana Jones y viajes en abundancia, el resultado, aun sin ser original, será del agrado de muchos.

Lost Horizon, último esfuerzo de la casa alemana Deep Silver, pertenece a este género de aventuras pulp, repletas de antiguallas peligrosas y aventuras. Fenton Paddock, el protagonista, es el arquetipo del granuja: chaqueta de aviador, maneras chulescas y un físico perfecto. Al otro lado de Lost Horizon, los antagonistas de siempre, en eterna búsqueda de un atajo hacia el dominio mundial.

Tras el prólogo de rigor, Lost Horizon nos introduce en una serie de escenarios magníficamente presentados; los fondos 2D quitan el hipo y la música contribuye a enriquecer la variada ambientación del juego. No ocurre lo mismo con los gráficos 3D de Lost Horizon, anclados todavía en el siglo pasado. ¿Y los diálogos? Excelentes, aunque no han sido traducidos al español.

Si tienes ganas de jugar una aventura al viejo estilo, Lost Horizon te encantará. Sus requisitos son bajos y se ejecuta con fluidez en casi cualquier máquina. Ahora bien, no esperes un clásico de la talla de Indiana Jones and the Fate of Atlantis: en Lost Horizon, los puzles son sencillos y -lo peor de todo- nos suenan de otras aventuras.